“RAYO” Y “MONITO”: EL PARTIDO QUE NUNCA OLVIDARÁN

El pasado lunes 7 de febrero Ñublense venció por 1-2 a Audax Italiano en el Estadio El Teniente de Rancagua. En aquel encuentro, anotaron Alexander Aravena y Maxi Torrealba.

Alexander Ernesto Aravena Guzmán, de 19 años, es apodado como “Mono”, “Monito” o incluso “Monkiller”. El atacante llegó a Ñublense por una temporada, en condición de préstamo por parte de la Universidad Católica. Sin embargo, en los Diablos Rojos anotó su primer gol en la Primera División del fútbol chileno.

“Estaba un poco ansioso. Era el primer partido oficial del campeonato, íbamos perdiendo y quizás no estábamos haciendo muy buen partido. El profe me dijo que hiciera lo que sé hacer, que iba a hacer goles y que debía tener tranquilidad porque iba a tener la oportunidad… si me tocaba (entrar) tenía que demostrar, me dijo que le metiera con todo y que diera lo mejor de mi”, cuenta Aravena.

El gol llegó en el minuto 72’ de partido, tras unas modificaciones realizadas por nuestro entrenador Jaime García. “Yo creo que esa oportunidad la concreté bien ya que fue como la más clara que tuve en el partido. Dije “la que me toque debo meterla adentro”, entonces fue la jugada que me tocó finalizar y lo hice bien”, recuerda el delantero.

Tras marcar su primer gol, “Monkiller” menciona que “me acordé de mi familia, de los esfuerzos que hacen por mi, de mis amigos que siempre apoyan, de mi polola, de todos los que me han estado apoyando desde pequeño. Estaban todos felices, me felicitaban. Estaban muy contentos por mi primer gol y muy emocionados”.

Como objetivo para la presente temporada, Alexander asegura que busca “dar lo mejor de mi. Daré todo por este club e insistiré en tratar de marcar goles y asistir a mis compañeros, para poder aportar lo más que pueda en el equipo”.

Por otra parte, el gol del triunfo llegó gracias al tanto convertido por Maximiliano Alonso Torrealba Rivera. “Maxi” tiene 19 años y lo apodan “Rayo”. Es chillanejo y en el torneo anterior ya sumó sus primeros minutos en Primera División.

Maxi comienza recordando los minutos previos a su ingreso al terreno de juego. “El profe me llamó. Me aseguró poder entrar unos 10 o 15 minutos y me pidió hacer lo que sé hacer. Abrir la cancha, buscar diagonales de Fede, Manu y Branco y así poder rematar al arco… Gracias a Dios pudo salir el gol”. Además, cuenta que sus compañeros le dieron instrucciones dentro del terreno de juego. “Fede me dijo que apenas la tuviera uno de los del medio, picara al espacio. Ahí salió el gol”.

Para Torrealba, su primer tanto en Primera División “fue lindo… Fue un sueño haber visto viajar a tanta gente hacia Rancagua y poder apoyar al equipo en la primera fecha. Me alegró mucho y esto es para el pueblo chillanejo, que es donde yo nací y me crié”.

En el post partido, cuenta que “recibí varios mensajes de gente conocida, especialmente de familiares. Les llegaban hartos comentarios. Fue muy lindo recibir ese apoyo que viene de siempre.. Haber recibido las felicitaciones del momento fue un plus enorme que me pudo dar mi familia”.

Finalmente, el chillanejo asegura que busca “terminar este año de lo mejor con este lindo club y consolidarme. En los torneos internacionales, si Dios quiere, clasificar y dejar muy bien parado a Ñublense nacional e internacionalmente. Y, en lo personal, que todo siga de buena forma y seguir así”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.